jueves, 20 de agosto de 2015

Mejorando tu creatividad para la tarea de extensión

Por Adrián Gargicevich
Comencemos con una buena noticia: “la creatividad no es un talento, sino un modo de funcionamientoJohn Cleese. Si las rutinas procedimentales comunes de la tarea de extensión rural comienzan a aburrirte…recuerda, puedes ser CREATIVO, y para eso no necesitas ser especial. Con solo 5 pasos básicos pueden hacer más creativa tu tarea de extensión.


¿Copiar o crear? ¡Que dilema! 
Al enfrentarnos con la necesidad de organizar cualquier proceso de extensión rural, aparecerá esta puja. ¡Que no te ocurra como la fabula del cienpies! El tiempo que dispongamos y nuestra actitud frente al desafío, sabrán inclinar la balanza. Si ya tienes unos cuantos años en la tarea de extensión, como yo, y ves que no siempre lo tradicional genera el cambio buscado en la medida de tus expectativas, el dilema pedirá a grito que te inclines por lo segundo. Ser creativo. ¿No te sientes capaz? John Cleese nos propone que todos podemos lograrlo. Su estrategia se resume en 5 pasos o escalones. Pruébalos, dan resultado.  

Para ser creativos necesitaremos:

1- Espacio: Es necesario alejarse del mundanal ruido. Durante el proceso creativo no debes ser interrumpido. Busca esa “boardilla” donde apartarte de las tentadoras distracciones del “mundo en red” en el que vivimos, apaga el celular y la computadora, solo papel y lápiz para anotar ideas. Y mucho valor para resistir el aislamiento. Es tu momento.

2- Tiempo: Crear un “oasis” de tiempo para entrar en un estado creativo. Piensa en preguntas, asocia ideas, aunque sean “locas” no importa, se riguroso en respetar el momento aunque al inicio no surja nada, dale su oportunidad, concéntrate en la preocupación que te llevó a buscar algo creativo, algo diferente. Anota.

3- Más tiempo: No pretendas resolverlo rápido, deja que las ideas decanten. Esto permite evaluar la pertinencia y calidad de las primeras ideas creativas que surgieron. Retrasar la toma de decisiones para “jugar” un poco más con el problema, diviértete, no tengas prisa en resolverlo. Quizás haya que dedicar uno o varios días para ir construyendo la mejor solución.

4- Confianza: No temas cometer errores. Hay que permitirnos equivocarnos una y otra vez hasta dar en la tecla. Recuerda que estamos ensayando opciones para no caer en la rutina que no nos estimula. Los errores no marcan límites, son puertas abiertas para atravesarlas. 

5- Humor: El humor nos permite cambiar la polaridad de nuestra mente cuando hayamos perdido el rumbo creativo. Es una buena ruta para ir de un “modo” cerrado a uno más abierto. Permite pensar con más claridad y con menos presión. Optimismo y buen humor van de la mano de la creatividad, sobre todo cuando la idea no aparece.

Que no te cautive la “cultura del final”, date tiempo, valora los procesos y también a ti mismo, todos nos merecemos crecer en la disciplina. Explora el “creativo” que vive en tu interior, dale una oportunidad. El deseo de crear debe ser más importante que otros para la tarea de extensión.

Si te sirvió para estimular tu creatividad, comparte la propuesta. Otros están esperando este empujoncito.